Juegos de Rol

Matar o no a los personajes

En la actualidad, muchos juegos de rol se diferencian de los de la vieja escuela por ser mucho más relajados en cuanto a las reglas de mortandad.  Antaño, en un dungeon crawl típico la muerte de los personajes era algo bastante común.  Llegar a tener un personaje experimentado, que sobreviviera muchas aventuras, era muy difícil, pues era posible que al master se le ocurriera correr esa nefasta aventura sobre el tesoro del lich en una vieja tumba y a ti se te ocurriera que era una buena idea meter la cabeza en la boca del demonio verde.

Tomb of Horrors
Imagen del interior de Tomb of Horrors.

Hoy por hoy, sistemas como FATE, Dungeons and Dragons —en su cuarta y quinta edición— o Edge of the Empire enfatizan el que los personajes sobrevivan.  En el primero, cuando tus puntos de vida llegan a cero puedes decidir simplemente salir de la escena, mientras que en el segundo existen muchos recursos para retrasar la muerte de los personajes: healing surges o descansos cortos; en el caso del sistema de Fantasy Flight Games, llegar a cero en tus puntos de vida sólo representará una herida crítica en cuanto te curen.

Ya no se trata sólo de sufrir y tener una tasa de mortalidad enorme, sino de que si la muerte de alguno de los personajes llegara a ocurrir, sea por una razón valiosa en términos narrativos.

Considero que lo anterior es un paso en la dirección correcta para el hobby: la idea del “Save or Die” que todavía permea algunos sistemas como Pathfinder cada vez más se siente como algo arcaico.  A nadie le gusta perder un personaje con el que ha vivido muchas historias por una mala tirada de Fortitude contra un hechizo de Finger of Death.

Sin duda alguien podría argumentar que la muerte es parte del sabor del juego, que el riesgo de morir es una parte inherente a los juegos de rol e incluso habrá quien pensará que si los personajes murieron fue porque “los jugadores se lo buscaron.” Pero, ¿dónde está la gloria en eso? Si mi personaje muere me gustaría que fuera un momento épico, no algo determinado por una mala tirada.  Si falleciera, quisiera que fuera después de la frase: “Ustedes huyan, yo distraigo al dragón…”

Sturm Brightblade contra Kitiara, señora de los dragones.

Agradezco mucho que los nuevos sistemas de juego apoyen tanto a jugadores como a narradores para tener sesiones de juego memorables, y a que si el final de un personaje llega, éste se vaya de una forma gloriosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s